Turismo y trata de personas de la mano en Michoacán

Morelia, Michoacán. En Michoacán el delito de trata de personas va estrechamente ligado con el desarrollo turístico, tanto que son los municipios de mayor afluencia turística los que registran el fenómeno en mayor grado.

Circe López Riofrío, de la organización Humanas sin Violencia A.C. no tiene duda alguna que, el tema de la trata de personas no podrá ser abatida en la medida en que no exista también seguimiento y sanción a los consumidores.

Este 30 de julio es el Día Mundial contra la Trata de Personas, la cual se presenta cuando una persona promueve, solicita, ofrece, facilita, consigue, traslada, entrega o recibe, para sí o para un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, el engaño o el abuso de poder, para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre, o a la extirpación de un órgano, tejido o sus componentes.

En el caso de Michoacán las cifras oficiales sobre casos investigados por trata de personas las lleva la Procuraduría General de Justicia del Estado, la que a lo largo del 2016 atendió sólo seis casos en total, cuatro en la Fiscalía Regional Morelia, uno en la de Lázaro Cárdenas, y otro más en la de Apatzingán.

Dicha cifra podría incrementarse en este 2017 si se toma en cuenta que de enero a marzo la Procuraduría ya tenía registrados cuatro casos, uno en la Fiscalía Regional de Zitácuaro, y los tres restantes en la de Morelia.

Los marcos normativos

Para el combate al delito de trata en el ámbito federal existe la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, y su reglamento.

Además existe el acuerdo de la Procuradora General de la República, por el que se establece la organización y funcionamiento de la Coordinación General para la investigación y persecución de los delitos en materia de trata de personas, en la propia PGR; los lineamientos para la vigilancia y monitoreo de los anuncios clasificados; y el Programa Nacional para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos 2014-2018.

De las 32 entidades de la República cuatro carecen de una norma local específica en materia de trata de personas: Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche y Morelos.

Por lo que toca a Michoacán, el dos de julio de 2015 la pasada legislatura local aprobó la Ley para Prevenir, Atender y Erradicar la Trata de Personas y para la Protección y Asistencia de las Víctimas en el Estado, misma que también cuenta ya con su reglamento.

En dicha norma se fijan las atribuciones de los gobiernos estatal y municipal en sus ámbitos de competencia y en función de las facultades previstas en la Ley General en materia de trata, lo que gira fundamentalmente en el ámbito preventivo, de atención y de difusión. Asimismo se disponen mecanismos para tutelar la vida, la dignidad, la libertad, la integridad y la inseguridad de las personas, especialmente el libre desarrollo de niñas, niños y adolescentes.

Castigar a los consumidores

Para Circe López Riofrío, el tema de trata de personas es muy complejo, debido a la dificultad que existe para ser configurado, “se debe sancionar a los consumidores de la trata para inhibir este delito, sin embargo es uno de los grandes pendientes que actualmente se tienen”.

Humanas Sin Violencia, es la organización que en su momento promovió la declaratoria de la Alerta de Violencia de Género en Michoacán, lo que logró concretarse en 2016.

“En el caso de la trata me parece que otro asunto relevante es el de la víctima y ahí resulta insuficiente la Ley de Atención a Víctimas que existe; el problema es que los legisladores y las autoridades al momento de crear y operar las leyes no han logrado dimensionar en todos sus aspectos este fenómeno”,

En el caso de trata de personas para explotación sexual, señala que en la medida en que se acentúa el desarrollo turístico, también lo hace este delito que va estrechamente ligado con la explotación sexual.

Morelia, Pátzcuaro y Lázaro Cárdenas, son los municipios en donde la trata de personas es mayor debido a que en éstos el desarrollo turístico genera demanda que es abastecida por los grupos dedicados a esta actividad delictiva.

López Riofrío refiere que uno de los temas que requieren ahondarse y ser investigados a profundidad, es el de la relación entre desapariciones y trata de personas.

Conforme a las cifras proporcionadas a Humanas por la Procuraduría estatal, en el periodo de 2008 2016 se registraron un total de 288 desapariciones de mujeres, “nosotras consideramos que esta cifra sólo representa una tercera parte del problema.

“En nuestra página de Facebook mensualmente damos cuenta de un promedio mensual de diez mujeres desaparecidas, la mayoría adolescentes. Curiosamente cuando una mujer llega aparecer no se trata de una joven, sino adulta.

“Cuando encuentran a las mujeres que están en situación de trata las acciones fundamentalmente se concentran en su atención, pero no se da un seguimiento real a quién está detrás de ellas, quién las ha estado explotando, esto porque la trata es un delito que generalmente tiene la complicidad de las autoridades y por eso es complejo combatirlo”.

La trata de personas se vincula además con el tema de la pornografía; “nosotras tuvimos el caso de una chica que nos contactó no por el tema de explotación sexual, sino porque estaba embarazada. Ella tuvo una crisis y nos comentó qué estaba pasando, que venía un municipio cercano y tenía dificultades para sostenerse y estudiar la carrera.

“Fue entonces que dentro de la propia escuela una mujer la contacta y le dice que es muy bonita, que alguien le va a tomar fotografías y que ella se puede ayudar económicamente, que no se trata de que sea prostituta sino que es un trabajo. El trabajo era como acompañante de hombres que venían al estado, muchos turistas y otros por negocios como empresarios o políticos; tienen un catálogo de muchachas que distribuyen en los cafés de los portales de Morelia a hombres con características específicas para que ellos escojan.

“Finalmente ella es contactada con un hombre con el que se ven en diversas ocasiones que él viene a Morelia, como en una especie de cortejo hasta que ella finalmente se acuesta con él. Luego ya no sólo era ese ejecutivo, sino otros hombres en reuniones muy exclusivas; ahí ya abiertamente le dicen que si quiere puede acostarse con ellos y aceptar el dinero que le den; obviamente se tenía que vestir y conducir de cierta manera.

“Finalmente ella entre en crisis, se contacta con nosotras e hicimos todo un proceso para sacarla de esa situación, logró salirse y se fue a otro estado, tuvimos que atenderla con todos estos mecanismos de protección y atención que se requieren para que esté bien”.

López Riofrío apuntó que un aspecto terrible de la trata de personas se da en el caso de los niños y las niñas, “sabemos de casos de menores en situaciones de robo que acaban por ser utilizados para temas de explotación sexual, atrapados en redes de pederastas”.

El fenómeno de la trata de personas y la explotación sexual persiste debido a la permisibilidad y omisión de las autoridades, “está el caso del alcalde de Morelia que lo vemos hincado en misa para expiar sus pecados, pero se olvida de supervisar todo el corredor de centros nocturnos que hay en el libramiento de la ciudad, donde es claro que existe explotación sexual, trata de personas y una serie de delitos que no se quieren ver.

“Este no es un asunto de moral, es un tema de derechos y en la medida en que un gobierno quiera legitimarse como tal debe realizar un ejercicio de justicia y no impunidad en todos estos casos”.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *