Transito y llama en Gaspar Aguilera

PRIMERA MIRADA:

Gaspar Aguilera Díaz, POETA de aquí de allá y acuyá,.. No hay tiempo que no llegué y plazo que no se cumpla, y Gaspar en su tránsito setenta de vida, que va de octubre del siglo pasado (1947), a este nuevo siglo XXI de octubre del 2017, acude a la cita amorosa que le prodigamos para conmemorar y reconocer sus setentas como poeta y escritor muy merecidos.

Lo rememoro, cuando funcionario a cargo de Difusión Cultural de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el día que le fuimos a presentar nuestros escritos y el poeta nos recibió casi de inmediato para darnos una opinión sobre los escuálidos poemas que llevábamos un grupo de talleristas del taller del Mtro. Tomás Rico Cano, en aquel 1986, que sesionábamos en la Casa de la Cultura. Entre los que nos encontrábamos: Ana Aridjis, Adriana Pineda, Juan García Tapia, María Luisa García Garduño, Sergio Monreal, Alberto Portillo y yo. De esa manera se estableció en el grupo una cercanía a su obra poética, además de los lazos de amistad que se fueron entretejiendo al paso de los años.

SU ARTE POÉTICA ERÓTICA HA PERMEADO SU ESCRITURA y me atrevería a decir que no sólo la de él sino la de los que descubrimos a través de su poesía otras maneras deliciosas de nombrar lo erótico en el cuerpo de los amantes. Y también las desgarraduras del desamor después del enamoramiento.

A Gaspar lo ubico como un escritor cercano por su calidez, por su falta de soberbia para encumbrarse a costa de lo que sea. Más bien lo que se le da en abundancia es su solidaridad para compartir, para sugerir, para provocar situaciones donde la poesía sea la subvertidora del orden establecido, en una zona de confort y complacencia virtual que nada tiene que ver con la realidad. Él sabe bien del peligro de abrir espacios de libertad para la creación. Existe un control para ello, para cerrar, para bloquear, para entrometerse en sistemas educativos libertarios donde el arte conforme seres sensibles y propositivos para la construcción del país que desean, (que deseamos); y no la maraña que pretenden implementarnos con la fuerza represora no sólo en territorios avasallados, sino pretenden incrustarlo, los muy ilusos, también en la mente y en el cuerpo creativo.

En Gaspar existe la certidumbre del trabajo, del oficio de escritor que ha requerido para conformar su obra y trascenderla a pesar suyo, porque ya vuela, ya se canta, ya se actúa, ya se declama, ya es apropiación del pueblo y a veces el nombre de quien la parió es lo que menos importa, es más no saben, ni lo conocen pero si conocen su obra, si se conmueven o discrepan con ella.

Una tiene ante todo intuiciones y puede darse cuenta cuando se encuentra ante la obra de un maestro, es el caso de Gaspar Aguilera; y a los maestros se les reconoce el camino que han transitado para que generaciones posteriores se expresen y encuentren sus propios caminos que quedarán abiertos para que los que les precedan transiten por ellos y abran los suyos propios…. Y así, hasta el infinito y más allá…. (Sería lo deseable).

Es la tradición de la ruptura que nombraba Octavio Paz y que señalaba como camino ineluctable la filósofa y hermana poeta Frida Lara Klahr.

Ese reconocimiento a los maestros que nos han antecedido requiere sensibilidad, conocimiento de su obra y humildad para reconocer si nos movió una fibra de nuestro ser para continuar dialogando con ella.

SEGUNDA MIRADA:

AUTOBIOGRAFIA

(Gaspar Aguilera Díaz)

mi padre me mira

me observa

desde un lugar que sólo él y yo conocemos

me hace señas

me advierte

pero todo es inútil

los dados han sido arrojados y nadie detendrá el camino

hacia la inevitable muerte cotidiana

mi madre se conforma sabiamente con dejarme recados sobre la mesa

mis hermanos y amigos ebrios

cumplen su papel de testigos entrañables

 las hojas caen

la noche va apretando su abrazo clandestino.

                                           

  1. A sus 27 años fue integrante y creador de la revista y el grupo literario “Pireni”, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, con José Mendoza, Fernando Ramírez, Gustavo Chávez y Hugo Aguilera. Con los cuales acudían a la CD. De México al Taller Literario del poeta Juan Bañuelos.
  2. Obtiene Primera Mención en el “Premio de Poesía de Aguascalientes”, con el libro “Pirénico”. El cual es editado en 1982 por el IMC, con prólogo de José Emilio Pacheco, donde lo nombra como “Libro de los Cantares”. Ya que: “Pirénico” deriva de la palabra tarasca pireri”… José Emilio Pacheco encontró que este libro era muy representativo de la nueva poesía mexicana. Además: “Las contradicciones que desgarran a muchos de sus antecesores y la pugna entre lo íntimo y lo social aparecen resueltas con la mayor naturalidad en Gaspar Aguilera”.

                                           Para permitirme amarte

como el primer hombre amó a la

primera mujer

Con toda libertad…

A.Bretón

si no puedo agradecerte

grandes cosas maravillosas como irrepetibles

bastará con recordar un día ocre

en que la libertad salía corriendo

por tus ojos

por tus manos

por las brillantes puntas de tus pechos

por cada gota de tu boca

por cada centímetro cúbico de miel de tu cuerpo y talle

tuve que empeñar tu palabra

mis prejuicios atávicos

y colgar del alambre más alto

algunos compromisos para deslindar posiciones

pueden no ser gran cosa estos detalles

pero hay que joderse un buen ratito

para saber reconstruir un cuerpo

a punta de caricias.

Gaspar Aguilera

  1. Le otorgan mención en el Certamen Nacional de Poesía “Efraín Huerta en Guanajuato con el libro “Informe de labores”. Publicado en 1981 por la UNAM.
  2. Participó en el “Primer Festival Internacional de Poesía” en Morelia:

TANGO DEL NAUFRAGIO

Gaspar Aguilera

y esto de los ejes viajes

y tu amor indeciso

y el gobierno provisional en el exilio

y los compañeros de la barra querida (de estos tiempos)

y el compromiso formal de ser como te ven o me imaginan

y uno que va lleno de esperanzas (inútiles)

y las pebetas que nuca recompensan

y esperan siempre al hombre de sus sueños

-mientras la “amenaza elegante” me da la clave para seguir la

pesquisa de tus pechos precavidos-

y como Hércules

me enfrento a una hazaña más

que quedará inconclusa.

  1. Premia editora s.a. edita “Los ritos del obseso”. En la página 85, se encuentra: “Atmósfera para amantes y ladrones”, que “Bajo el embrujo de Ben Webster” y el sax estupendo de Alain Derbez fue grabada en casett y compartida entre amigos y ha trascendido los confines eróticos del tiempo…

 

ATMÓSFERA PARA AMANTES Y LADRONES

(bajo el embrujo de Ben Webster)

Gaspar Aguilera

 

La noche ha invadido los rincones de la ciudad, las sombras son

La luz para perseguidos, desahuciados y ladrones.

En todas las habitaciones se respiran los mismos colores, en

todos los techos y paredes empiezan a trepar el deseo y el amor

con sus dulces y múltiples ventosas. Las mujeres esperan a sus

amantes flotando líquidamente en sus propios vapores, él llega

-al mismo tiempo en todas las ciudades-, deja la bufanda en

el perchero, se afloja la corbata o se quita el pulóver. Se va

desnudando febrilmente, se sienta al borde de la cama entusiasta

y perdido como si estuviera (presiente que lo está) al pie de la

horca, en el último minuto de sí mismo; después, al entrar como

pez tembloroso bajo las sábanas sólo existirá en la mirada o las

manos de su amante. Ella lo espera como la flor que está a punto

de abrirse al sol de mediodía; le suben, le trotan, le caminan

de los pies a la cabeza miles de besos y sonidos que casi le

atraviesan los ojos y la piel; todos sus labios de alambique nocturno

empiezan a destilar la miel más embriagante; de sus dedos brotan

membranas tibias de niebla y clavicordio. En ese momento la

habitación de los amantes ya no tiene muros, puertas, ni llaves

clandestinas; el cíclope nocturno los observa asombrado y babeante.

Ha empezado el ritual milenario, algo estalla hermosamente afuera

en todas las calles donde hay una pareja, un temblor de contrapunto

estremece y derrumba las pesadillas y los sueños de los que duermen,

se masturban, o acarician la luna: se han dado el primer tocamiento,

los cuerpos se han besado, un blues agrio y pesado les recorre la pelvis,

les tensa los puños una guitarra azul, el musgo con su voz carnosa,

antigua, sabia, les cubre los abrazos.

 

Otro latigazo de luz estalla como piedra en el agua: cambian de posición:

las olas terriblemente   tiernas van de la playa al mar adentro; el canto va

del aire a la boca del pájaro; la lluvia, de la tierra al azul infinito; los árboles

florecen hacia abajo, ella es el jinete vengador de la distancia, cabalga con

furia y sudorosa como una virgen montada en la tormenta. Él saborea

enloquecido el dolor por la picadura de sus pechos que lo ciegan como dos

ojos desorbitados y colgantes.

 

Se atreguan, pasmados, de lo Dios que fueron hace unos instantes; se dan

Cuenta una vez más del ensamblaje perfecto de sus cabezas, sus pechos y sus

brazos; ahora les entra por lo oídos y el cabello como un hilo de lluvia, la razón,

la cordura, la piel de todos los días, el sueño, la saliva con sabor a saliva; se

estremecen a ratos, algo se les reacomoda por dentro, una música metálica

se va diluyendo en sus entrañas. La respiración y el aliento pausado van

restituyendo la solidez al techo y las paredes. Vuelven a existir el tiempo, los

objetos inútiles, los recuerdos, maneras de entrar y salir, despedidas y

encuentros, polvos y distancias, dolores colectivos y miserias privadas,

decepciones y besos, luz artificial, olores falsos, obsesiones oscuras, planes

para nadie.

 

Regresa triunfante y monstruosa la sordidez a la ciudad, reconquista su

imperio, un frío indiferente y común atraviesa de nuevo todo lo tocado

por el hombre, ese animalito que tropieza, cae y se levanta… duerman, todo está

tranquilo.

  1. La UNAM le publica “Diario de Praga”. UNAM.

 

OTOÑO EN WEISERSTRASSE

Gaspar Aguilera

 

Hoy, el árbol frondoso con sus últimos vestigios amarillos

y rojos del otoño, amaneció sin hojas. Cuánta desnudez

en tanto fuego; desamparo en tanta savia. La

ciudad y la parte de la calle que le tocan a ese árbol desde

ayer no son las mismas. Las parejas que pasan parecen

huérfanas de sombra protectora, las caricias que intercambian

tras pesados abrigos ahora son tocamientos a la distancia,

como si una mano fría se metiera entre la piel y el beso.

 

El manto amarillo cobrizo que se tiende a sus pies, es

como el polvo que cubre los sepulcros. Ni ella que hoy

llegó luchando contra el desaliento pudo cambiar la imagen

del paisaje. Qué dolorosa luz la filtrada sin piedad por la

ventana; qué descaro el de esta estación que nos hereda su

brutal huella, ser el infeliz testigo del vuelo fatal de su última

hoja. Mientras no se recubra este anfitrión de pájaros el

día no volverá a ser el mismo sin su verde pelaje.

 

Una luna violenta se ensaña sobre su dolorosa silueta

adelgazada. A unas cuadras de ese desolador paraje –a pesar

de todo irrenunciable-, el río verdeoscuro despide y guarnece

a su corte decorativa de aves blancas que mañana serán

la postal vacuamente orgullosa del viajero.

En todas la antigua y misteriosa ciudad, hay como un

Insoportable olor a desamparo: el otoño está a punto de soltar

Sus amarras y dejarnos sus estelas crujientes sobre todas las

calles, de hacer más evidente el absurdo disfraz de la soledad

a través de este frío que llamamos invierno.

 

Hoy tocan las campanas de San Sebastián para avisarnos

que el vacío ha iniciado su reino entre nosotros.

  1. La Secretaría de Cultura de Puebla le edita “Los últimos poemas de Dante”:

POEMA DE LAS COMPARACIONES INUTILES

Gaspar Aguilera

Este poema se parece al mar

pero no es el mar

este poema se parece al verano

pero no es el verano

este poema se parece al amor

pero no es el amor

este poema se parece a tus ojos

pero no son tus ojos

este poema se parece a tu cuerpo

pero no es tu cuerpo

este poema se parece a tu piel

pero no es tu piel

este poema se parece a tu corazón

pero no es más que un montón de palabras

parecidas a ti inútilmente.

  1. Aparece “Paisaje a medio cuerpo”, Antología de poesía erótica personal de Edit. Jitanjáfora
  2. En “Coloraturas y silencios” de Editorial Lectura, hace una propuesta cortazariana lúdica musical donde sugiere al lector: “Se recomienda leer este poemario escuchando al mismo tiempo algunos de los álbumes que más abajo se enumeran. El lector igualmente tiene toda la libertad de realizar sus lecturas en el orden que mejor le plazca:

JOHN CAGE

Gaspar Aguilera

 

I

Tienes razón viejo:

El buen humor nos salva

ante la solemnidad

las buenas maneras

los esquemas para todo

de estos hijos de puta “razonables”

que están en todas partes.

II

Se vive plenamente

aceptando la vida como viene

amándonos los unos a los otros en/ por la revolución

y dando al silencio aleatorio

su lugar merecido.

  1. Ha sido Incitador para conjugar la poesía erótica de diversos territorios latinoamericanos, sobre todo, en antologías como: “Breve Antología de Poesía Erótica Latinoamericana”, editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

TERCERA Y ULTIMA LLAMADA

Del 6 al 19 de julio de 1987, se llevó a cabo la jornada cultural a nivel nacional “Una Flor por Nicaragua y la Paz en Centroamérica”; a invitación de Gaspar y del Comité de ayuda a Nicaragua en Morelia nos involucramos un grupo heterogéneo de diversas áreas del arte (poetas, narradores, bailarines, músicos, artistas plásticos, actores), casas del estudiante.

En “Una flor por Nicararagua”, nos convocó y acudimos haciéndonos cómplices de una causa política y social, en donde el arte fue la principal bandera para enarbolar la rebeldía y solidaridad con ese pueblo hermano avasallado por el vecino incómodo del Norte. Con “Una Flor por Nicaragua”, la ciudad de Morelia se vio envuelta en manifestaciones artísticas diversas, no atiborradas sin ninguna planeación. Cine, jazz, teatro, danza contemporánea, poesía, etc. Se obsequiaban flores, y se recababa dinero de apoyo a para ese país hermano. De manera horizontal fue la planeación y las reuniones. Una grata y aleccionante experiencia.

  1. Participó en el homenaje “La poesía en el corazón y del hombre: Jaime Sabines en sus sesenta años”, en la Ciudad de México.
  2. Su incidencia y solidaridad en la escena cultural michoacana, como los “Encuentros del Hombre Nuevo”, donde el objetivo principal eran los niñ@s de Uruapan; donde su capacidad de convocatoria lograba reunir a personas de diversas profesiones artísticas científicas, estatales y nacionales. Sus relaciones de amistad las compartía y extendía hasta tierras michoacanas. El formato incluyente de ciudadanos y empresarios era una de las características de involucramiento y apropiación de los habitantes uruapenses.
  3. Antologador de la Poesía en Michoacán (Continuación del canto).

 

Ha impartido talleres literarios en Uruapan y Morelia, en un deseo por compartir sus intuiciones y conocimientos en el ámbito poético y literario.

Estuvo a cargo del dpto. de literatura del IMC.

Músicos como Alain Derbez, David Haro, Miguel Sevilla, entre otros; han musicalizado bellamente algunos de sus poemas.

También en teatro el Grupo Foro cuatro, a partir de su libro “Tu piel vuelve a mi boca” realizó una puesta en escena erótica.

Gaspar ha sido un gran lector de la obra de Julio Cortazar, con el que tuvo una relación epistolar. En su casa existen testimonios entrañables de esas cartas y fotos de esos encuentros Cortazarianos.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *