De hambre y frío mueren cuatro niños de familias desplazadas en Chiapas

Imagen de archivo

De hambre y de frío murieron cuatro menores de edad pertenecientes a familias desplazadas en Chalchihuitán, Chiapas, quienes desde hace algunas semanas huyeron a consecuencia de un conflicto por los límites de tierra que viven con la localidad de Chenalhó, confirmó el presidente municipal, Martín Gómez Pérez.

Son alrededor de mil personas que desde hace más de un mes sobreviven entre cuevas y abajo de árboles para protegerse de la violencia en su localidad, la cual fue ocupada por hombres armados.  Desde entonces tienen que soportar temperaturas desde hasta 0 grados celsius.

Tres de los pequeños tenían alrededor de cuatro años, mientras que uno de ellos tenía tres días de nacido, según difundió el diario La Jornada.

“No hay paso, nuestros caminos están bloqueados, necesitamos de su apoyo… niños, adultos y mujeres embarazadas están sufriendo por el frío en el monte… no tenemos medicinas, ni con que atender a la gente… por eso le pedimos a nuestro gobernador que nos apoye”, relata el edil en un video difundido en redes sociales.

Acompañado del sacerdote, el alcalde desmiente las versiones dadas a conocer por “la presidencia municipal de Chenalhó que asegura que ya hay paz en la zona”. Asegura que hay muchos enfermos y los caminos siguen totalmente cerrados, dominados por grupos paramilitares que han amenazado de muerte a los habitantes de Chalchihuitán.

Cabe recordar que la semana pasada, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y el sacerdote Marcelo Pérez Pérez, dieron a conocer que tras el asesinato de un habitante tzotzil de Chalchihuitán, cerca de 5 mil personas huyeron de sus casas, mil de ellas hacia los montes de la localidad para resguardarse del conflicto.

Desde el pasado 4 de diciembre, autoridades de Chalchihuitán en compañía de autoridades, han solicitado una audiencia con el gobernador del estado, Manuel Velasco Coello para solucionar el problema, pero no han sido atendidos.

Es por esto que en esta ocasión, se vio en la necesidad de solicitar ayuda por medio de redes sociales. Ante la cantidad de personas enfermas solicita a la sociedad en general, que se donen medicamentos, alimentos. Ya en ocasiones anteriores han pedido la presencia de médicos voluntarios.

Para entender el conflicto entre Chalchihuitán y Chenalhó, hay que remontarse varios años atrás, en específico a 1973; cuando tras la división y reconocimiento de terreno entre ambas localidades, más de 360 hectáreas, en las que se encuentra un río, quedaron justo en el límite, por lo que habitantes de ambos terrenos aseguran que les pertenece, iniciando así la disputa. Con el paso del tiempo los problemas se agudizaron, los grupos de choque se armaron y los asesinatos se convirtieron en el pan de cada día.

Con información de La Jornada y Animal Político

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *