Los datos económicos de Evo Morales como presidente de Bolivia

Periódico Reforma 
Los indicadores económicos y sociales de Bolivia superan al promedio de América Latina. En los 12 años de Gobierno de Evo Morales, la economía creció a tasas cercanas a 5 por ciento, la inflación fue moderada y mejoraron indicadores de alfabetismo y distribución de los ingresos.

Desde que comenzó el primer mandato del ex Presidente Evo Morales, la economía de Bolivia creció en promedio cerca del 5 por ciento cada año y es el tercer país con el mejor desempeño, después de Panamá y Perú.

El Producto Interno Bruto de la región de América Latina y el Caribe ha avanzado en promedio 2.50 por ciento en este periodo, mientras que el PIB mundial es un poco superior, de 2.75 por ciento.

Evo Morales llegó a la Presidencia con caídas en el salario mínimo real de los bolivianos, pero seis años después, las remuneraciones tuvieron su mayor crecimiento real (incremento que descuenta la inflación) y este fue de doble dígito por cuatro años. Estos incrementos contribuyeron a mejorar el poder adquisitivo de la población, sin embargo, uno de los principales problemas en el sector laboral es que existe una tasa de informalidad que alcanza el 80 por ciento.

A pesar de los esfuerzos en mejorar indicadores socioeconómicos, la cantidad de jóvenes que no realizan ninguna actividad productiva tuvo magros avances debido a que el crecimiento del mercado laboral fue insuficiente para ocupar a los adultos desempleados y a las personas que año con año se integran a las filas de la población económicamente activa. Aun así, Bolivia es de los países con menor cantidad de jóvenes en la inactividad, debajo de Brasil y México, las economías más grandes de América Latina.

Uno de los principales objetivos desde que Evo Morales comenzó su mandato en 2006 fue la reducción de la pobreza extrema, la cual pasó de 31.2 por ciento a 16.2 por ciento. En las últimas elecciones, el ex Presidente se comprometió a reducir este indicador al 5 por ciento.

En Bolivia, el 62.2 por ciento de la población se considera indígena, grupo que suele ser de los más desfavorecidos en servicios básicos e ingresos.

 De la mano con el incremento salarial y la reducción de la pobreza, en los últimos años, la tendencia de la inflación ha sido de crecimiento moderado, suficiente para mantener las expectativas de crecimiento en el futuro y sin afectar significativamente el poder adquisitivo y los incrementos en el salario mínimo.
 El comercio exterior de Bolivia se ha fortalecido en los últimos años, pero las exportaciones pasaron de ser principalmente manufactureras a hidrocarburos, lo que la hace vulnerable al precio internacional de los energéticos por su baja diversificación. Otros indicadores sociales, como la tasa de analfabetismo, mejoraron sustancialmente, al igual que la distribución del ingreso.

Información: Instituto Nacional de Estadística de Bolivia, Banco Mundial y Cepal
Realización: Laura Carrillo y Departamento de Análisis de Reforma

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *