La trata esconde desapariciones forzadas de mujeres, denuncian familiares

Morelia, Michoacán. Es necesario visibilizar los casos de mujeres bajo desaparición forzada en Michoacán, refirió Janahuy Paredes Lachino, del Comité de Familiares de Desaparecidos “Alzando Voces”, al destacar que con los casos de trata aumentan el número de desapariciones de mujeres al ser la entidad una de las mayores generadoras del fenómeno, casos en los que hay miedo por hacer denuncias o bien no se realizan investigaciones.

Como organización, señala que llevan los casos de 8 mujeres desaparecidas desde el 2007 hasta la fecha, entre los que destaca los de María Esther Aguilar Cansimbe, periodista desaparecida en Zamora, y Ana Belén, activista de Derechos Humanos desaparecida en Paracho junto con tres jóvenes, casos en los que pese a su documentación, las autoridades no han investigado ninguno.

Otros casos, refiere son de egresadas de la Facultad de Historia y de Farmacobiología de la Universidad Michoacana, “desaparecidas por la policía”.

En otras situaciones reportadas a la COFADDEM, advierte, “no se pueden denunciar porque vemos que hay una cuestión de trata y los familiares tienen el temor de que si lo hacen público, les puede pasar algo a sus hijas que posiblemente se encuentren con vida trabajando bajo la fuerza”.

El tema de trata, dice, “es constante en el estado, pero siempre en la Procuraduría (General de Justicia del Estado), los ministeriales intimidan a los familiares para que o se unan a organizaciones o lo hagan más público, pero no hay seguimiento a los casos ni búsqueda seria o rápida, en muy pocos casos se activa la alerta Amber, el protocolo de la PGR que para búsqueda de personas desaparecidas tampoco lo llevan a cabo y abusan de la poca información y del miedo que tienen los familiares”.

El tema existe, dice, “pero se ha silenciado, no existe con enfoque de género hacia las mujeres desaparecidas, que las hay en todos los ámbitos, periodistas, activistas, estudiantes, profesionales”.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *