La apuesta por el rostro, candidatos en búsqueda del voto femenino

En los últimos procesos electorales en México son las mujeres las que más acuden a las urnas a votar, de ahí la apuesta de los candidatos a explotar la imagen personal y el estereotipo para allegarse votos femeninos.

El hecho es que en México pese a que las mujeres son las que más acuden a las urnas, generalmente no votan por las mujeres por lo que los espacios de representación siguen teniendo mayor prevalencia masculina.

Previo a la jornada electoral en 2012, cuando Enrique Peña Nieto resultó electo la Encuesta Nacional de Preferencias Electorales financiada por el Observatorio Universitario Electoral reportaba mayor disposición de las mujeres a votar por el priista que por algún otro candidato (La Jornada 23-06-2012).

Tras la contienda se conocería que de los votos obtenidos Peña 41 por ciento fueron de mujeres y 37 por ciento de hombres (and político 2-07-2012).

De acuerdo con el Estudio Censal sobre la Participación Ciudadana en las Elecciones Federales de 2015 del Instituto Nacional Electoral (INE) en las últimas elecciones, se ha observado que son las mujeres las que registran los mayores niveles de participación electoral, tanto que en 2015, la participación femenina (50.89%) superó en prácticamente ocho puntos porcentuales la masculina (42.95%).

“Este resultado revela un incremento en comparación con el proceso electoral intermedio de 2009, en donde las mujeres registraron una tasa de participación alrededor de 7 puntos porcentuales por arriba de la masculina.

El INE refiere que algunos estudios interpretan esta diferencia como el resultado de una mayor participación de las mujeres en cargos de elección popular, así como en un notable incremento de discursos y plataformas políticas orientadas a los intereses de las mujeres y la equidad de género.

Sin embargo no todos coinciden con tales valoraciones, tal es el caso de Lucero Circe López Riofrío, directora de la organización Humanas Sin Violencia, quien reconoce que las mujeres no votan por las mujeres.

“Si bien en el padrón electoral las mujeres representamos poco más del 52 por ciento, no tenemos un indicador de que las mujeres voten por las mujeres, aunque sí somos las que podemos inclinar la balanza hacia uno u otro lado”.

Recuerda que tanto en la pasada elección presidencial como en la de gobernador, fueron las mujeres las que más votaron.

“Regularmente quienes más votan son mujeres de menores recursos económicos y un ejemplo es el Estado de México en donde se repartieron las tarjetas rosas y las mujeres acabaron de inclinar la balanza por Del Mazo”.

López Riofrío señala que sobre este fenómeno la visión del feminismo tiene una postura crítica, ya que las mujeres están votando por los estereotipos, la imagen prefabricada, y no porque haya presencia mayor y voz de las mujeres en los espacios de representación.

No obstante apunta el hecho que una mujer arribe a esos espacios no siempre significa que camine con una agenda de género, como ya se ha visto en Michoacán dentro del Congreso del Estado.

“Lo que hemos buscado es que sean hombres y mujeres que tengan una agenda de género, nos parece que existe mucho discurso sobre paridad pero en los hechos los compromisos no los asumen, no generan acciones efectivas, no se destinan recursos, no piensan en ello”.

Pero además considera que los partidos políticos mantienen una posición omisa para la efectiva participación de las mujeres en condiciones de igualdad bajo el argumento que “no hay mujeres” para postular.

“Mientras que no haya un proceso de transformación cultural sobre el valor de la participación igualitaria de la mujer, y se deje de pensar que ejercer la ciudadanía es sólo tachar la boleta seguiremos nadando a contracorriente”.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *