Esposo o pareja se mantiene como principal agresor de la mujer

Morelia, Michoacán. En su mayoría, las mujeres en México han padecido un encuentro o incidente violento, donde el esposo o la pareja, se constituyen como los principales agresores de la mujer.

Datos del año 2016, refieren que desde los 15 años y más, 66.1 por ciento de mujeres enfrentaron al menos un incidente de violencia por parte de cualquier agresor, alguna vez en su vida. A la vez, un 43.9por ciento  de las mujeres señalaron haber sufrido violencia por parte de su actual o última pareja, esposo o novio, a lo largo de su relación, y en los espacios públicos o comunitarios, 34.3 por ciento de las mujeres vivieron algún tipo de violencia sexual.

Estos datos se desprenden de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), con el objetivo de identificar si han experimentado situaciones adversas como agresiones de cualquier tipo, amenazas, coerción, intimidación, privación de su libertad o abusos verbales, físicos, sexuales, económicos o patrimoniales que les causaron un daño directo o tuvieron la intención de hacerlo.

De los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que residen en el país, se estima que 30.7 millones de ellas (66.1 por ciento ) han padecido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación en los espacios escolar, laboral, comunitario, familiar o en su relación de pareja, refiere el análisis.

Ámbito de pareja y familiar

La relación donde ocurre con mayor frecuencia la violencia contra las mujeres es en la pareja y, por ende, el principal agresor es o ha sido el esposo, pareja o novio .

El 43.9 por ciento  de las mujeres que tienen o tuvieron una pareja, sea por matrimonio, convivencia o noviazgo, han sido agredidas por su pareja en algún momento de su vida marital, de convivencia o noviazgo.

Ámbito comunitario

El segundo ámbito de mayor violencia contra las mujeres es en espacios como la calle, el parque y el transporte, entre otros, donde 38.7 por ciento  de las mujeres fueron víctima de actos de violencia por parte de desconocidos.

De los actos de violencia más frecuentes destaca la violencia sexual, que han sufrido 34.3 por ciento  de las mujeres de 15 años y más, ya sea por intimidación, acoso, abuso o violación sexual.

Ámbito laboral

El 26.6 por ciento  de las mujeres que trabajan o trabajaron alguna vez, ha experimentado algún acto violento, principalmente de tipo sexual y de discriminación por razones de género o por embarazo.

La discriminación, las agresiones sexuales y las de tipo emocional como las humillaciones, degradación e intimidación son los tipos de violencia más frecuentes en el trabajo.

Ámbito escolar

De las mujeres que han asistido a la escuela, 25.3 por ciento  enfrentaron violencia por parte de compañeros, compañeras y maestros, entre otros, durante su vida de estudiantes. Las más frecuentes fueron las agresiones físicas (16.7 por ciento ) y sexuales (10.9 por ciento ).

Entre las mujeres que asistieron a la escuela en los últimos 12 meses, 10.7 por ciento fueron agredidas sexualmente.

Situación en las entidades federativas

Diez entidades están por encima de la media nacional, tanto para la violencia total a lo largo de la vida, como para la violencia reciente ocurrida en los últimos 12 meses (octubre de 2015 a octubre de 2016): Ciudad de México, estado de México, Jalisco, Aguascalientes, Querétaro, Chihuahua, Yucatán, Durango, Coahuila de Zaragoza y Baja California. Michoacán se mantiene en los estados que reflejan una incidencia desde 60 hasta 66 por ciento en incidencia de violencia contra la mujer.

Características de las mujeres de 15 años y más

De acuerdo a la situación conyugal, una gran mayoría de las mujeres se encuentran casadas o unidas (57.1 por ciento ), seguidas por las solteras (24.6 por ciento ) y, en menor medida encontramos a las separadas, divorciadas o viudas (18.3 por ciento ).

La edad mediana de las mujeres es de 38 años y ésta varía dependiendo de su situación conyugal.

En cuanto a su nivel de instrucción, los resultados muestran que sólo el 18.8 por ciento contaban con educación superior. La mayoría de ellas, el 28.4 por ciento, tenían estudios de secundaria, el 24.6 por ciento de primaria y el 21.3 por ciento de educación media superior. Únicamente, el 6.8 por ciento no había aprobado ningún grado escolar.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *