El día que Eric Cantona promovió un boicot a los bancos

“La revolución es fácil de hacer hoy. ¿Qué es el sistema? El sistema gira alrededor de los bancos, está basado en el poder de los bancos. Así que se debe destruir y comenzando por los bancos”.

Son las palabras de un revolucionario, antisistema, poeta y actor, aunque seguramente más conocido por su faceta deportiva: Eric Cantona, ex futbolista internacional francés e ídolo del Manchester United.

Cantona llamó a protestar sacando el dinero de los bancos. Lo hizo en una entrevista con un diario local de Nantes (Francia), el Presse Ocean.

“Los tres millones de personas con sus carteles en la calle, van al banco y retiran su dinero. Estos colapsan. Si van tres millones, diez millones, colapsan. Una revolución real”, dijo Cantona.

“En la actualidad, ¿qué significa manifestarse en la calle? Te estafas a ti mismo. Ése ya no es más el camino. Ya no llevamos armas ni matamos a la gente para hacer la revolución”, dijo.

El sistema financiero ha sido señalado como el origen de la crisis global y los críticos afirman que es el culpable de los recortes en el gasto público.

“Sin armas, sin sangre”

“Si hay un montón de personas retirando el dinero, el sistema colapsará. Sin armas, sin sangre ni nada de eso”.

Tampoco son pocas las críticas que la propuesta ha recibido. El director general del banco francés BNP Paribas, Baudouin Prot, dijo que el llamamiento es “insensato e improductivo”, “genera inseguridad” y es “completamente contrario a lo que puede asegurar el funcionamiento de la economía”.

Por su parte, la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, evitó entrar en la polémica pero sí dijo que no cree que a Cantona “haya que hacerle caso en todas sus sugerencias”.

Eso sí, según Lagarde, que reconoció que Cantona fue un gran futbolista, “cada uno debería hacer lo que realmente sabe hacer, dar patadas”.

Para entender mejor esto, es bueno saber quién es Cantona y por qué se hizo famoso en el fútbol.

La patada que convirtió a Eric Cantona en un mito

El futbolista francés jugaba con su equipo, Manchester United, frente a Crystal Palace en el sur de Londres, cuando fue expulsado por una acción violenta sobre el defensor Richard Shaw.

Escoltado fuera de la cancha, los aficionados locales comenzaron a increpar a Cantona como suele ser habitual, pero hubo uno que captó la atención del francés.

Matthew Simmons había bajado once filas hasta ubicarse al borde del campo. Desde allí se dirigió directamente al futbolista con insultos xenófobos que detonaron toda la furia interior del explosivo delantero.

Cantona saltó por los aires y conectó una patada de arte marcial en el pecho de Simmons. Luego vino una seguidilla de golpes hasta que lograron aguantarlo.

Fue un impulso, un segundo de ira, una imagen que quedó congelada en el tiempo.

Esa acción, que conmocionó el mundo del fútbol, marcó la vida de Eric Cantona, tanto como jugador como en su singular mundo fuera de la cancha.

De la cueva

Cantona nació en el distrito de Caillols en Marsella, en la costa sur de Francia. Allí creció en una casa rural construida alrededor de una cueva a los pies del macizo de la Saint Baume.

Tras pasar su infancia en el campo, Cantona comenzó su peculiar relación de amor y odio con el fútbol. Genio con la pelota, el volátil carácter de la persona estuvo cerca de destruir su carrera como futbolista.

La lista de incidentes comenzó a crecer: tiró la camiseta de su equipo al suelo en un partido de caridad, arrojó sus zapatos a un compañero y reaccionó a una decisión de un árbitro lanzándole el balón.

Suspendido, Cantona decidió alejarse del mundo del balón y se refugió en las playas de Camargue, ocupando el tiempo leyendo, pintando y escuchando la música de, según dijo, Leo Ferre y William Sheller.

El exilio inglés

La oportunidad de resurgir su carrera apareció en Inglaterra, tras la intervención de sus compatriotas Michel Platini y Gerard Houllier.

En enero de 1992 fichó por Leeds United, pero fue a final de ese año cuando se produjo el traspaso que cambió para siempre el fútbol inglés.

Cantona llegó a Manchester United y se convirtió en el talismán de Alex Ferguson, la chispa que detonó los títulos que se multiplicaron durante dos décadas bajo la dirección del técnico escocés.

Tal fue la influencia del “Rey Eric” que incluso después de la patada que lo alejó de las canchas por ocho meses su presencia se siguió sintiendo en el vestuario de Old Trafford.

Roy Keane, quien heredó la cinta de capitán, contó que en una ocasión los jugadores pusieron sus cheques por valor de US$1.400 en un sombrero. El último nombre en salir se llevaría todo el pote.

El ganador fue Cantona, pero en lugar de quedarse con el dinero, unos US$25.000 en efectivo, lo repartió mitad y mitad entre Paul Scholes y Nicky Butt, jugadores que pese a formar parte de las inferiores tuvieron el coraje de participar.

David Beckham, por ejemplo, no lo hizo.

“Buscando a Eric”

Cantona no pasa desapercibido, sea por su tamaño, comportamiento o palabras.

Tras anunciar su retiro en 1997, el francés se dedicó a la actuación y a jugar torneos de fútbol de playa, e incluso llegó a representar a Francia internacionalmente.

Frente a las cámaras, Cantona participó en “Elizabeth” junto a Cate Blanchett y se representó a sí mismo en “Buscando a Eric”.

“Me siento mucho más contento en el mundo de la imaginación”, reconoció en una ocasión. “Tal vez haya una elemento de alejarme de la realidad”.

Apasionado lector, Cantona también ha colaborado con Amnistía Internacional y ha criticado abiertamente a los bancos y a la FIFA, especialmente la elección de Qatar como sede del mundial de 2022.

Mucha agua ha pasado por debajo del puente de la vida de Cantona desde aquella patada a Simmons, una acción que colocó al futbolista francés en el centro de atención del mundo del fútbol, una vitrina que aprovechó para mostrar una cara diferente de su rebeldía.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *