Entre agresiones y amenazas, viven en un infierno periodistas de la Tierra Caliente

Apatzingán, Michoacán.- Al afirmar que viven en un infierno, en medio de la inseguridad, violaciones a sus Derechos Humanos y atentados contra la libertad de expresión, el gremio periodístico de la Tierra Caliente michoacana y el Valle de Apatzingán denunció públicamente las situaciones de riesgo que viven continuamente en el desempeño de su labor y ante la presencia de grupos criminales, situaciones que no se atreven a denunciar por falta de confianza en las autoridades, dijeron.

Este miércoles, periodistas de la región Apatzingán y familiares del comunicador desaparecido Salvador Adame Pardo, fueron convocados a una reunión privada con el gobernador del estado Silvano Aureoles Conejo, encuentro en el que serán informados de los avances en las investigaciones por el rapto del director del Canal 6TV de Nueva Italia, municipio de Múgica.

El cónclave periodístico se lleva a cabo en el Hotel Posada del Sol, en Apatzingán, donde a puerta cerrada los periodistas han externado al mandatario estatal su preocupación por las constantes amenazas y agresiones a la prensa y han exigido una propuesta concreta para garantizar la seguridad de quienes desarrollan la labor informativa en una de las regiones más difíciles de la entidad.

Durante sus participaciones, uno de los periodistas, de quien se omite su identidad, denunció que ha sido amenazado al menos tres veces por integrantes de los grupos delictivos que han operado en esa región, por lo que exigió a Aureoles Conejo el establecimiento de un protocolo de seguridad, pues el gremio de esa zona conflictiva “se siente abandonado”.

Otra comunicadora, también víctima de amenazas e inscrita en el Programa Nacional de Protección a Periodistas, señaló que los comunicadores que han sido agredidos por la delincuencia, han tenido que aprender a sobrevivir en el ejercicio de su labor, y pese a los constantes riesgos, no se atreven a denunciar estos actos, pues no saben quiénes son realmente las autoridades y temen, dijo, que sean esas mismas quienes “les pongan el dedo” para ser objeto de represalias.

“Vivimos en un infierno, aprendimos a sobrevivir, hemos tenidos varios eventos, robo de vehículos, agresiones, amenazas por teléfono, aquí tenemos 14 años viviendo en un infierno. Fuimos a poner una denuncia, y nadie se iba a dar cuenta, ya cuando llego a Apatzingán ya sabía el secretario del Presidente, el barrendero, entonces efectivamente, no hay ninguna seguridad”, refirió la periodista.

También alzaron su queja por el actuar de las corporaciones de seguridad que se encuentran destacamentadas en esa zona, los cuales en ocasiones les impiden realizar su trabajo informativo. Ante los escenarios descritos por los periodistas, los asistentes presentaron al gobernador una iniciativa de ley de protección a periodistas elaborada por comunicadores de toda la entidad.

Los trabajadores de los medios de comunicación pidieron al mandatario no se abandone a la familia de Salvador Adame, y se dispongan de todos los recursos para localizar al colega que aseguraron, no fue víctima de un secuestro, sino de un “levantón” que se derivó de su quehacer periodístico.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *